Buscar

Fulandeando

Viajar, explorar, conocer

La costa catalana

Ponemos rumbo al Este de España, cruzamos los Pirineos, zigzagueando entre sus picos y a través de las carreteras llegamos hasta la costa catalana.

Vistas desde los Pirineos
Alguna pequeña parada de imprevisto (tubos de gasoil demasiado viejos) y un par de apaños “provisionales” nos anima a continuar nuestro camino.
Parada improvista, reparación rápida y a seguir
 

La Costa Brava, otro tesoro que encontramos en Cataluña. Unas playas llenas de sorpresas, bañadas por el Mediterráneo y su agua templada… ¡así da gusto bañarse!

Una parada para recoger a un miembro más de la tripulación, y continuamos a una noche de fuegos artificiales en una cala recogida.


Cadaques, Ampuria Brava, Peralada, Begur, Castella de Palafrugell, Tossa de Mar, Barcelona, Altafulla…. bajamos y bajamos y nos adentramos a lugares como el monasterio de Poblet o Montblanc…


Dormimos, desayunamos…. y a continuar por calas y costa. 


¡NUESTRO VIAJE CONTINÚA!

Anuncios

Bon vollage

Y esque tenemos tantos lugares icónicos por recorrer, que a veces, nos dejamos los cercanos. ​

​Como norteños de España, tenemos la suerte de poder visitar nuestro país vecino en menos de dos horas, cruzar la frontera y disfrutar las playas de Francia y su costa. (Y de reliquias como esta).

El viaje lo realizamos por el sur de Francia, más concretamente la zona denominada como las Landas.

Conduciendo, conduciendo… llegamos hasta Burdeos. Un lugar que desde luego, merece la pena conocer y patear.

Por supuesto, no hay que dejar de lado la duna más grande de Europa. 


Un viaje corto, pero necesario…

¡¡NOS VEMOS EN VERANO POR LAS CARRETERAS!!

Todo comienzo tiene su encanto

No podríamos tener un blog sobre los viajes y experiencias de la furgoneta, sin contar la primera y mayor experiencia: su montaje.

Fueron tantas las horas que dedicamos a restaurar esta vieja VW que es mejor que sólo pongamos imágenes del progreso, porque… una imagen vale más que mil palabras.

 

Hasta la próxima Andalucía 

Dejamos el calor del sur de la península tras unos días intensos. No sin antes visitar las impresionantes cuevas de Nerja. 


Una visita rápida por Málaga y sus playas, pasando una magnífica noche en compañía muy agradable por Marbella.


Nos despertamos por Ronda, con unas vistas increíbles de su puente, y terminamos el día en Setenil de las Bodegas, destacando las casas metidas en las montañas.



Hoy dormimos en Despeñaperros.

Mañana, una visita obligada a las amistades de Peñafiel, y terminamos nuestro viaje sureño en el Sonorama, Aranda de duero.


Completamos así un nuevo viaje con la furgoneta, lleno de nuevas amistades, conociendo nuevos lugares y experiencias increibles.

Así queda nuestro mapa, en el que en poco tiempo hemos recorrido muchos kilómetros…. ¡Y los que quedan!

Granada y sus encantos

“Todo curioso viajero guarda a Granada en su corazón, aún sin haberla visitado”. William Shakespeare. Una de las ciudades más bonitas de España, desde luego, que nos ha impresionado.


Dejando la Alhambra atrás, nos perdemos por la gran Sierra Nevada y La Alpujarra.


Hoy dormimos en Almuñecar, y mañana… ¡Ya veremos!

La última comuna

Si algún día os preguntan dónde podéis encontrar la última comuna hippie en España, está en la cala de San Pedro… Exactamente donde acabamos de casualidad tras oír hablar de este sitio.

Primero, una parada por Velez-Rubio y su restaurado castillo.


Finalmente, una noche distinta, esta vez en tienda de campaña, abandonando la furgoneta a 3 km de la cala a la que sólo se podía acceder andando.

Una aldea de unos 30 hippies donde la filosofía de compartir y el buen rollo impera.


Tras una pequeña parada mecánica, seguido de una gran tarde en el cabo de gata, ponemos el punto muerto en Almería.

Recordad, Cala de San Pedro.


Entre olivares

Es así como continúa nuestra historia, entre estas campas extensas de olivos, entre Jaén y Granada. 


Las Lagunas de Ruidero nos han dado un respiro con el calor andaluz, y con algún nuevo amigo en el camping de los Batanes. Siempre viene bien una mano con la mecánica de 1987.


Ciudades históricas y edificios asombrosos son los que nos hemos encontrado en Úbeda y Baeza, de visita obligada.


Tras una pequeña parada para repostar…


Y algún mensaje en rincones inéditos de estos lugares…


Continuamos con nuestro camino. Carretera, gasoil y sol, ¡mucho sol!

¡Ay Don Quijote!

En un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme… Despertamos en Mota de Cuervo rodeados de gigantes.


Un paseo por el increíble castillo de Belmonte y continuamos nuestra ruta hacia el sur.


PD: gracias a “Gatomidi” por la foto.

Preparativos

Quizás la parte más importante de un viaje… Saca esto, mete lo otro, esto de aquí no lo vamos a utilizar, esto si… Y así andamos.


Se avecina un viaje, largo, caluroso, pero seguro que divertido.

¡Volvemos pronto!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑